domingo

crónica de un silencio
anunciado


te echo de menos
sigo esperando verte, y que me des un abrazo y un beso en el pelo, que me vuelvas a hacer sentir pequeña, que tal vez vuelvas a hacerme sentir que me querías
sigo queriendo acurrucarme contra ti, dejar mi cara sobre tu hombro desnudo, escucharte respirar, reir, vivir
te lo dije, te dije que en algún momento me iba a ir, que no iba a aguantar toda la vida, que yo no estaba hecha para querer y que solo me quisieran a medias, y tal vez, tal vez no me creíste, puede que pensaras, al igual que yo, que no sería capaz de alejarme de tu sonrisa

y me fui
y te echo de menos

y sobre todo
me dejaste ir

y me duele cada sonrisa que escupo en la que no tienes que ver tú, porque ahora no hago más que sonreír, no hago más que sentirme bien, feliz
y no es por tu culpa
y tal vez, tal vez eso eso lo que más me duele

que decías que querías mi felicidad
y al final esta estaba lejos de ti.

1 comentario:

  1. Celebremos pues el saber que la felicidad no está donde creímos.
    Significa que al fin se ha encontrado.

    ResponderEliminar