martes

es más sencillo sentirlo que explicarlo

he dicho sencillo, perdonen mi ironía, porque si fuese sencillo no estaría deseando arrancarme las entrañas en este mismo instante

justo debajo de mi pecho, justo encima de mi ombligo, tengo un boquete enorme que se ha abierto al ver tu nombre
podría llamarle agujero negro, pero no está tragándose todo lo que encuentra a su paso sin importar la gravedad del ambiente

simplemente, es un boquete
imaginario, pero muy real

que me está impidiendo respirar con normalidad, y que me está provocando unas ganas terribles de clavarme las uñas en la piel y hacer surcos de sangre para comprobar si soy capaz de sentir algo más

y solo quiero que deje de doler
nada más que eso
que dejes de doler

No hay comentarios:

Publicar un comentario