miércoles

me temo que la noche ni siquiera ha empezado y ya desea terminar, y los labios que callan es porque tienen miedo a decir la verdad, porque la verdad duele, y a veces mata, y yo me callo frente a ti, cierro los ojos y espero que no duelan todas esas verdades que me callo, que dejen de escocer luchando por salir a la luz, que dejen de carcomer queriendo hacer el daño que me provocan a mí

y el día siempre está ahí, la luz me ciega y sigo hacia delante esperando que la señal que espero esté ahí, esperando que algo me indique qué pasos debo tomar, qué dirección debo seguir, qué destino se ha reservado para mí

y me escondo, me temo que no quiero jugar pero me escondo y espero que alguien busque hasta encontrarme

pero tengo la sensación de que, si no eres tú quien busca, nada ha tenido sentido hasta ahora

4 comentarios:

  1. Muy bonita entrada, me ha gustado. Por aqui me quedoo :)

    http://unpoquitodevidaa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Aunque la verdad duele y como tu dices, a veces mata, te aseguro que las verdades que no decimos duelen el doble y nos acaban matando de una manera más lenta y dolorosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. En lo del sentido llevas mucha razón, pero porque somos nosotros quienes nos dedicamos a buscarnos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes,

    Te dejamos nuestra página por si te interesa leer o compartir algo.
    www.contemonos.com

    Un saludo

    ResponderEliminar