domingo

solo tú sabes que cuando follo no soy escandalosa
que cada gemido puedes tomarlo como tu trofeo de la noche
y solo yo sé que cuando lloro me muerdo la lengua
porque no sé hacer otra cosa que sollozar a gritos

y mira tú, ayer cuando debería estar gimiendo en nuestro silencio
estaba luchando por que nadie me escuchase gritar en lágrimas
de primeras veces está el mundo
me dormí llorando
soñé que lloraba
me desperté empapada en mi llanto

te diré que es la última vez
espero no tener que tragarme mis palabras
espero no tener que tragarme más te quieros
falsos
ruínes

esperanzadores

la más puta de las emociones, la tengo a flor de piel
la esperanza es lo último que se pierde
lo único que no he perdido contigo
lo único que necesito perder de ti

1 comentario:

  1. Triste. Vivir entre te quieros falsos. Los momentos de amargura en los que se esconde el llanto sordo y hondo. Nadie debe vivir esas lágrimas solitarias que sangran esa clase de dolor.
    Escribes desde las entrañas, y eso llega.

    ResponderEliminar