martes

tenía sus labios pegados a los míos
sus manos en mi cintura, bien apoyadas pero sin apretar
sin querer sentir
y de repente se me aparta, y me dice
'te follaba aquí mismo'
en medio de una plaza
en la calle
con el parque infantil que siempre quise de pequeña de fondo
mi culo sentado en un muro
el asco subiéndome por la garganta

y después apareces tú
tus labios lejos
tus manos sin tocarme
y tus letras flotando en mis ojos
'qué ganas de notarte mojada y que te corras'
y me tiro a una piscina
aunque esta esté vacía
y siento las ganas de tus manos de tocarme
aunque no las tenga a mi lado
y esos besos entre gemidos

y el puto amor subiéndome por la garganta

estoy perdida
y como escuché decirle Meredith y Cristina
a Lexiepedia
'tienes el corazón en la vagina'
y yo le añado tu nombre en luces neón
a ese imbécil corazón

4 comentarios:

  1. el amor, que aveces es complicado
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que sitio tan particular para tener el corazón.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus poemas, son de esos que llegan y son tan naturales que ains.

    ResponderEliminar
  4. Por favor, no dejes de escribir tan bien. En serio, me he emocionado (o casi, pero eso ya es un éxito, al menos, así lo veo) Hacía tiempo que nadie me hacía sentir tanto con tan pocas palabras. Las suficientes. En resumen, tienes arte, deberías saberlo y, si no es así, si no lo sabes, te lo diré cuántas veces sean necesarias.
    Un beso desde mi blog, te invito a pasarte y echarle un vistazo cuando tengas tiempo, por mi parte, te seguía desde hacía bastante tiempo pero, para ser sinceros, hacía mucho que no me pasaba por aquí y, la verdad, después de taaaaanto tiempo, me arrepiento de haber estado del mundillo blogger durante tanto.
    Lo dicho, te espero por

    Los latidos de abril

    ResponderEliminar