jueves

esperábamos al viento para volar
pero no contábamos con todo un huracán que nos arrancase las alas

que me cuenten que aprendo de un abismo
salvo que siempre puedes encontrarte en uno peor

y las voces salvan
los silencios ganan
y ya me dirás tú cuanta piel nos queda sin rozar
que ni siete vidas me llegan para contar los escalofríos provocados por tus dedos
contigo me he dado cuenta de mil cosas

y sobre todo
de que si después de estar juntos,
yo me voy a casa llorando

significa que yo te he hecho el amor
y tú solo me has follado

3 comentarios:

  1. el fragmento final es desgarrador.

    (abrazo)

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Vorágine: desgarrador y tan cruel como la vida misma.

    ResponderEliminar
  3. Los pájaros no pueden volar en los lugares que habitan los huracanes. Tienen que reparar sus alas y secar las lágrimas con las caricias de otros vientos.

    ResponderEliminar