martes

me huele la cama a pipas
y siento que tengo los labios destrozados y no has sido tú
el sexo seco y no estás tú
el corazón roto y esta vez si has sido tú

celo y pegamento, prueba
aunque puede que no quede igual
puedes perder algún trozo en el proceso
puedes perderme
puedo perderme
puedes no saber arreglar mi corazón
y entonces, ¿de que me vale quererte?

si cuanto más quiero, más rompo
cuanto más te pienso, más desequilibro

y ahora empiezo a pensar que tal vez
no sé querer
no distingo querer de obsesión
ya no sé si eres el objeto o el deseo
la piel o la aventura
ya no sé ni si de mi vida o de un par de días
y pasan las agujas del reloj de la cocina
y recuerdo que siempre te vas
pero siempre vuelves
pero lento
yo soy los segundos
tú las horas
y los minutos el tiempo que hemos perdido
que has perdido, quiero decir

que yo lloro
yo duelo
yo rompo
pero me temo que tú pierdes, moreno

5 comentarios:

  1. Queman tus palabras en mis manos.
    Cuando idealizar a la persona se convierte en el todo, sólo queda la nada.

    Te lo dice una persona idealizada que idealizó un todo y ahora no tiene nada.

    ResponderEliminar
  2. Fantasma, cuanto de nebulosa hay en ti?
    Siempre tan minimalista. Tan real.

    ResponderEliminar
  3. Me encontré con tu blog por casualidad y por aquí me quedo!
    Me gusto mucho, mucho, mucho. Sigue así ;)

    ResponderEliminar
  4. él pierde, y tanto que pierde.
    yo a veces también dudo de si sé querer, pero mejor algo que nada.

    (abrazo)

    ResponderEliminar
  5. querer y romper, y rompernos, son cosas inseparables.
    (me quedo por aquí)

    ResponderEliminar