jueves

me compré un vestido bonito
y me lo puse para cuando el tres dejó paso al cuatro
y allí me ves
pensando que seguro ella se había comprado un vestido bonito
se lo habría puesto la misma noche
y tú habrías sonreído más al ver sus fotos

me comen los celos pensando que la piensas
que sus manos son las que quieres que te hagan cosquillas en la nuca
sus besos los que ansías en tu cuello
y su nombre el que quieres recitar cuando te corras

y me duelen las risas que ya no tengo
las que te dediqué mientras cantabas agarrando mi mano

me duele llorar
pero más me duele no poder dejar de hacerlo


es como quererte.

1 comentario:

  1. Tristemente precioso...

    Un placer descubrirte, y leerte.
    Abrazos!

    ResponderEliminar