viernes

patético
querer no pensarte
querer no extrañarte
porque al final llevo esos dos verbos grabados en carne viva

y no estás
y quiero llorar
y después apareces y te quiero
pero tú no quieres
y quiero llorar
y acabo a punto de ahogarme entre las letras de tu nombre

deja de agarrarme la mano si pretendes soltarla después
deja de hablar de futuro si no existe ni hoy
deja de ser, porque eres

No hay comentarios:

Publicar un comentario